asturias salud

asturias salud

Tenemos que ver a qu se debe esto, aunque el exceso de trabajo y el abuso de comida rpida tiene mucho que ver, reconoci Jos Luis Garrido Gmez, concejal de Salud del Consistorio. Un cometido para el que el Ayuntamiento cuenta con la colaboracin de colectivos como varios colegios e institutos, seis asociaciones vecinales, el CAI La Unin de Salinas o la Fundacin Secretariado Gitano, entre otros. En cuanto decidamos qu hacer, empezaremos a concienciar a la sociedad, porque hay que parar esto, concluy.

Por sexos, existe una diferencia de género estadísticamente significativa en patologías como la osteoporosis, el estreñimiento crónico, la depresión, las varices, la ansiedad, la artrosis, las migrañas, los problemas de la piel, las hemorroides y los dolores de espalda cervicales y lumbares. La frecuencia de todas las enfermedades aumenta con la edad, mientras que en las personas jóvenes con edades comprendidas entre los 15 y los 29 son más comunes el asma, la alergia crónica, las migrañas y los dolores de cabeza.

La ordenación y elaboración de las estrategias de salud y atención a la población con enfermedad crónica en Asturias tiene dos grandes líneas primordiales: mejorar la salud de la población asturiana y sus determinantes y aspirar a ser una forma de organizar la prestación de la atención sanitaria en nuestra comunidad autónoma. Para ello se apostará por la atención clínica integrada como forma de explorar por medio de experiencias piloto nuevas formas de trabajo y organización de los proveedores de asistencia sanitaria, integrando la asistencia primaria y la especializada.

Los valores que miden el consumo de alcohol son an ms dramticos. Mientras que en todo el Principado la tasa es del 8,69%, en Castrilln esa cifra asciende al 9,10%. Por extensin, el ndice de mortalidad asociado al alcoholismo es tambin preocupante, pues resulta prximo al 3% en el concejo, a pesar de que a nivel provincial excede por poco del 2,1%.

3. La pretensin de aumentar las horas de los distintos tipos de prcticas es lo que podramos llamar la gran mentira: absolutamente todas las asignaturas clnicas que tenemos han reducido el nmero de semanas de prcticas a una o dos (normalmente se hacan un mnimo de tres semanas por asignatura).

No quiero parecer un simple estudiante enfadado o desbordado por la gran cantidad de materia que se nos imparte. Me gustara mostrar que sta no es la manera como se tendra que formar a aqullos que algn da se tendrn que preocupar por la salud de todos. Para ello detallar el resultado de cada una de las intenciones que nos presentaba este nuevo plan de estudios:

Leave a Reply