La importancia para la salud de los complementos alimenticios

Los complementos alimenticios no son medicamentos, sin embargo son productos que pueden aportar mucho a tu salud. Uno de los mejores ejemplos son los probióticos y prebióticos que se venden para ayudar a recuperar la flora intestinal.

En el intestino se producen muchas de las funciones básicas para que el cuerpo pueda funcionar. Allí se absorben todos los nutrientes procedentes de los alimentos, así como las vitaminas y demás. Si el intestino funciona mal pasan dos cosas muy graves:

  • El cuerpo no recibe las vitaminas y nutrientes que necesita. No los aprovechará debidamente de los alimentos, así que aunque la persona coma se notará débil y habrá funciones que comiencen a fallar. Por ejemplo, el sistema inmunológico puede verse debilitado y permitir el paso de enfermedades.
  • Pueden pasar al torrente sanguíneo ciertos tóxicos que dañen a la persona. En el proceso de descomposición de los alimentos también se liberan tóxicos que no deben de pasar a la sangre sino que tienen que ser eliminados en las heces. Pero si la flora intestinal se daña el intestino puede acabar volviéndose más permeable de lo debido y dejar pasar esos tóxicos que atacan a los órganos del cuerpo.

¿Cuándo tomar complementos alimenticios?

Además de los probióticos y los prebióticos hay también otros complementos alimenticios a base de vitaminas y minerales. Pero si el intestino no está sano, no los asimilará como es debido. Por eso, se recomienda que estos complementos contengan probióticos y/o prebióticos y además las vitaminas y minerales necesarias para cada problema.

Los complementos alimenticios se pueden tomar como prevención. Por ejemplo, si eres una persona con digestiones delicadas seguro que cada vez que viajas tienes problemas con tus procesos digestivos. En lugar de reparar la flora al llegar a casa, comienza a tomar un complemento alimenticio desde antes del viaje y sigue tomándolo hasta al menos una semana tras la vuelta. Así, no habrá problemas y tu viaje no se verá arruinado por una diarrea causada por cambios en la alimentación o por hinchazón y gases.

En el caso de personas con problema crónicos, como los celíacos o los intolerantes al gluten o a la lactosa, se puede optar por un complemento alimenticio que se tome de manera constante para paliar los posibles daños que puedan causarse en el intestino por la ingesta accidental de estos productos. Sobre todo porque quienes padecen estos problemas suelen ser sensibles, en general, a más cosas.

complementos-salud

Leave a Reply