salud colpatria

No es un secreto que en el sistema de salud colombiano los montos de las carteras vencidas son descomunales a diferentes niveles y que, luego de 20 años de reforma, se ha instaurado una cultura del no pago y de incumplimiento inveterado a los contratos.

La felicidad que Carolina Borrero irradiaba desde hace seis meses por haber quedado finalmente embarazada, después de tres arduos años de estar intentándolo, fue opacada el pasado 7 de octubre cuando su medicina prepagada, Axa Colpatria, le negó una ecografía. Acto seguido, en el departamento de autorizaciones le informaron que tampoco iban a cubrir los demás servicios de maternidad, porque el contrato firmado con la empresa excluía los tratamientos de fertilización y ella se había realizado un procedimiento in vitro. El cual, valga aclararlo, asumió por su propia cuenta, porque ni el Estado ni las prepagadas están en la obligación de incluir este tipo de servicio.

Yolanda Cuéllar es una usuaria de medicina prepagada que paga cerca de $1,3 millones mensuales por este servicio en Colmédica, el cual no solo la beneficia a ella, sino también a su esposo y a sus tres hijas. Hace parte del Plan Zafiro, uno de los que ofrece la entidad, y aseguró que lo que paga depende de la cantidad de servicios que le ofrecen.

Pero se terminó tapando un hueco y abriendo otro. Ahora, las EPS bajo intervención no pueden pagar a sus proveedores -aunque lo quieran-, pues solo tienen 20 puntos de los recursos que les corresponden, 10 de los cuales son para su funcionamiento administrativo. La explosión de las carteras durante estos últimos meses con más de 29 EPS bajo condiciones de intervención no se hizo esperar para todos sus proveedores de servicios generales y especializados de medicamentos, insumos, dispositivos médicos y tecnología, incluidas Saludcoop y Caprecom. Para dar una perspectiva financiera del problema, solo en medicamentos, la cartera de Saludcoop puede crecer en unos 55 mil millones de pesos mes y su cartera total sobrepasa, de largo, los 200 mil millones de pesos.

5. infraestructura de los centrosLas sedes médicas de las firmas prestadoras de salud deben contar con instalaciones adecuadas que permitan el buen desarrollo de exámenes. Esto facilita la prestación del servicio y ofrece mayores comodidades a los pacientes.

Axa Colpatria también aclaró que como este servicio “se hace a través de un contrato voluntario que debe ser suscrito por ambas partes, es claro que alguna de las partes puede abstenerse de suscribir el mismo, por lo tanto, estamos apelando a ejercer esta decisión”. Y añadió que le han garantizado a Carolina “el acceso a los servicios de salud, antes y durante todo su embarazo, ha cubierto las consultas por medicina especializada y los exámenes de diagnóstico solicitados por el médico tratante, sin desatender a la paciente y respaldando su proceso desde el primer momento”. Así mismo, indicaron que respondieron la solicitud de esta madre primeriza antes de que el tema llegara a los medios de comunicación.

Leave a Reply