Síntomas de la gripe en los niños.

La gripe es una de las afecciones más comunes por su alto nivel de contagiosidad e, igual que los adultos, los niños no están inmunizados a ella. Sin embargo, ¿cómo podemos saber que nuestro pequeño tiene la gripe o si sólo está pasando un resfriado? Hay que tener en cuenta que, muy a menudo y sobre todo cuando son pequeños, los niños no pueden o no saben expresar cómo se encuentran, de manera que sólo podremos guiarnos a través de sus síntomas para poder determinar la afección a la que nos estamos enfrentando.

La principal manera de diferenciar entre la gripe y un resfriado común es la intensidad de los síntomas, que será mucho menor en el caso de un simple catarro. Tener gripe siempre suele implicar una mayor virulencia de los síntomas, y aunque muchos de ellos se comparten con el resfriado, notaremos la diferencia atendiendo al cuadro global. La fiebre en niños es uno de los principales indicadores de que estamos ante una gripe, de modo que controlar la temperatura corporal del pequeño de forma regular nos ayudará a aplicar el tratamiento correcto y a saber si debemos consultar o no a un especialista.

La fiebre muy alta (que supere los 40º) en niños muy pequeños o que persista durante más de tres días es un motivo de peso para consultar con un médico; también hay que tener en cuenta otros aspectos, como el estado anímico del pequeño. Si un niño por lo general activo muestra un decaimiento general y poco apetito son otras señas de que estamos ante la acción de la gripe. Existen más síntomas que pueden acompañar a la enfermedad: el dolor de cabeza o de tipo muscular es uno de ellos, aunque también pueden darse escalofríos (relacionados con los cambios de temperatura corporales), vómitos y diarreas y también otros síntomas que solemos relacionar más con el resfriado, como son la congestión nasal, la tos y el dolor de garganta.

Con tal de aliviar estos síntomas en los más pequeños, existen fármacos que pueden ayudar en el proceso, como Gelocatil Pediátrico. Este analgésico antitérmico a base de paracetamol es apto para niños a partir de los cinco años y reduce la intensidad de toda esta sintomatología para hacer más llevaderos los días de reposo. Además, gracias a su sabor a limón, es mucho más sencillo que los niños se lo tomen sin queja alguna, y así poder reducir su fiebre y mejorar su bienestar.

El reposo será esencial para que el niño se recupere lo antes posible: un ambiente fresco, una buena hidratación y el uso de los fármacos correctos agilizará en gran manera el proceso para que nuestros pequeños sean capaces de recobrar sus energías al máximo rápidamente.

Síntomas de la gripe en los niños

Leave a Reply