vivienda saludable

Por otra parte, el ministro de Hacienda relativiz un informe  de la agencia NOANomics, que sealaba que provincia de Catamarca tuvo un primer semestre con supervit, es decir, que logr gastar menos de lo que percibi en todo concepto. En ese sentido, el trabajo seala que en la primera mitad de este ao Catamarca tuvo ingresos por 5. 728 millones de pesos y egresos por 5.216 millones de pesos. Es decir que el supervit habra sido de $ 500 millones. Aredes dijo que el informe contempla ingresos corrientes y también ingresos por programas especficos que llegan de Nacin. 

Aunque los costes iniciales de construir una vivienda sostenible, según Alonso, pueden incrementar el precio final “entre un 5 y un 10 por ciento”, ha argumentado que “hay que estudiar el largo plazo, como una hipoteca, ya que a lo largo de treinta años el coste de mantenimiento se reduce hasta un 70 %”.

La primera experiencia en tierras valencianas la encontramos en Forcall, un pueblo de Castelln donde una caldera de biomasa, con astillas como combustible, lleva agua caliente y calor a la escuela y la residencia de ancianos. Tambin Nquera cuenta con una planta piloto que produce pellet y un carbn vegetal nico en el mundo. Otros municipios empiezan a contemplar la biomasa en su crecimiento industrial y las tres diputaciones estudian con el colectivo forestal y el naciente lobby bioenergtico las zonas en las que podran instalar plantas biomsicas.

Al consultarle por la situacin econmica de la Provincia, seal que el foco est puesto en garantizar el aguinaldo y resolver el incremento de partidas presupuestarias de organismo como salud y seguridad. 

Uno de los puntos de conflicto que debe resolver el emergente sector de la biomasa en la Comunidad en su relacin con la Administracin es el del suministro del combustible. Considera Juan Galiano que los municipios no deben obtener la materia prima de forma autrquica. Hay empresas que llevan 40 aos haciendo astillas, un proceso duro en el que operan muchos inmigrantes, contina Galiano, quien no ve a los ayuntamientos ocuparse de este tipo de trabajo.

Advierte el presidente de APROBI, el lobby valenciano de la bioenerga, que el afn de los alcaldes por acapararlo todo no debe alterar el proceso de extraer la madera sobrante del monte, llevarla a secar, almacenarla y triturarla, para finalmente suministrarla. Lo primero es cambiar las calderas y ordenar el monte; despus habr que hacer consorcios, como en los residuos, concluye el experto en biomasa.

Leave a Reply