Cómo cuidar los pies en verano

Los pies es una de las partes del cuerpo más olvidadas y a la que menos cuidados y atención prestamos. Durante los meses de invierno los pies se encuentran protegidos del frío y de los factores externos gracias a los calcetines y al calzado, sin embargo en verano se encuentran más expuestos al sol así como al resto de factores. Si quieres lucir unos pies bonitos y evitar la aparición de rozaduras, hongos, etc. toma nota de los consejos que te traemos a continuación.

Rozaduras. ¿Quién no ha sufrido rozaduras al estrenar unas sandalias nuevas o unos zapatos que no usaba desde hacía meses? Al dejar de usar calcetines es habitual sufrir rozaduras al aumentar la fricción del material del calzado sobre la piel. Para evitarlas es recomendable aplicar crema hidratante en el pie o las zonas del zapato que puedan causar fricción. Si la rozadura ya se ha producido, es aconsejable utilizar otro calzado hasta que las rozaduras desaparezcan y curar las heridas generadas.

Si se han producido ampollas, puedes aplicar povidona yodada sobre la zona o colocar un apósito específico para tratar este tipo de lesiones.

Cosmética bio. Luce unos pies bonitos y cuidados utilizando crema de pies, pintauñas de cosmética bio, etc. Este tipo de cosmética también es recomendable para aquellas personas que sufren de alergia o piel sensible. Existe una amplia variedad de productos de cosmética bio para el cuidado de los pies y de otras partes del cuerpo como el rostro o el cabello.

Chanclas.Es recomendable utilizarlas en piscinas así como en vestuarios o duchas comunes, sin embargo no es aconsejable utilizarlas como calzado habitual ya que no aporta la sujeción necesaria.

Protección solar. Cuando nos aplicamos protector solar, es frecuente olvidar la zona de los pies, sin embargo debes aplicarla especialmente en su totalidad, especialmente en la parte superior para evitar quemaduras y molestias derivadas de las mismas.

Hidratación y secado. Cuando seques los pies presta especial atención a la zona de las uñas y entre los dedos ya que es posible que si  hay humedad aparezcan hongos. Si has pasado el día en la piscina, lava las chanclas y los pies para asegurarte de que la higiene es la correcta. Por último, hidrata los pies con una crema específica realizando un pequeño masaje.

¿Cómo cuidas tus pies en verano? ¡Cuéntanos!

Leave a Reply