Si no te gusta tu sonrisa, es hora de cambiarla

Desde pequeños, vimos cientos de personas con ligas de colores en los dientes; después, fuimos creciendo y conocimos su nombre: brackets o mejor dicho frenos. Y a pesar de que fueron la moda en los 2000, ahora no solo es usado como modo de estética, sino de cuidado dental.

Según la Asociación Americana Dental, el tratamiento de ortodoncia es usado para corregir la mordedura y acomodar los dientes propiamente para así, evitar un problema de mandíbula, el surgimiento de caries, enfermedades de encías, desgaste de esmalte dental y a largo plazo, pérdida de dientes.

Existen diferentes métodos para alinear los dientes, todo depende del dentista; sin embargo, uno de los más comunes es este tratamiento que consiste en la aplicación de presión por medio de un alambre. Cada cierto tiempo, el odontólogo apretará el alambre y en cuestión de días, se podrá ver un cambio drástico.

El tiempo que esto requiere, depende de la gravedad del caso, se puede llevar de 1 o hasta 3 años. La mordedura deficiente se genera alrededor de los 6 y 12 años, por lo que se recomienda que mientras más joven la persona se haga el tratamiento, mejores resultados habrá.

Es cierto, que al usar los brackets se necesitará llevar una alimentación balanceada y no consumir ciertos alimentos que pueden dañar las placas como chicles, gomitas de grenetina, limón, piña, manzanas enteras o elotes.

Todos queremos tener una bonita sonrisa y este es uno de los métodos mas sencillos y comunes que pueden ayudarte. Lo único que necesitas hacer es ir a la clínica dental más cercana y empezar el tratamiento de ortodoncia, ya sea con ligas de diferentes colores o trasparentes. Vuélvete un experto en combinar y en el proceso gánate una sonrisa que te durará para toda la vida.

Leave a Reply